En el cierre de campaña la presidenta del PRO recibió un claro indicador de que la Juventud Radical no está de acuerdo con su coqueteo con Javier Milei.

El cierre de campaña de Cambiemos sirvió para que Patricia Bullrich escuche lo que piensa un sector del Partido Radical de su acercamiento al libertario Javier Milei.

Acostumbrada a ser ovacionada en los lugares donde se junta su electorado se vio sorprendida por el canto «Con Milei no se habla» que le disparó la militancia.