El sábado a la noche se cruzó en un conocido restaurante del puerto de Mar del Plata, Lo de Fran, con Artemio López y Clara, su compañera. Ella lo reconoció, y le dijo que iba a ser juzgado por la historia, en alusión al juicio Vialidad. A él, no le gustó. 

El lunes a la noche, finalmente Artemio López respondió a las criticas por tuit. «Más allá del anecdotario típico de una sociedad polarizada –dijo–, sé fehacientemente que Luciani agredió verbalmente a mi mujer advirtiendo que la iban a juzgar por motivos que desconozco». «Su acompañante la zamarreó del brazo y le quiso pegar frente a lo que comensales le gritaron ‘con una mujer no, con una mujer no»». Y dijo: «Amenazas, violencia de género con agresividad manifiesta en un fiscal de la nación”.