Gregorio Dalbón, abogado de la familia de Lucas González, el joven muerto por policías en el barrio de Barracas, anunció que espera “que los asesinos duerman esta noche en una celda y no en sus casas”.

“No podemos creer que estos asesinos a sangre fría estén en libertad. Vamos a trabajar con toda nuestra ira. La violencia institucional en la Argentina debe cesar. No tiene que ver con grietas ni con pensamientos políticos. Lucas podía ser el hijo de cualquiera de nosotros”.

“No nos importa absolutamente nada, vamos a hacer lo posible técnicamente para que estos policías que son autores penalmente responsables de homicidio doblemente calificado paguen por lo que hicieron. (…) El desastre que hicieron lo van a pagar con una prisión perpetua. No voy a parar, mientras me dé la vida, para que estén presos de por vida. Que se vayan despidiendo de las familias”.

“Vamos a desterrar a todos los asesinos que estén metidos en la policía. Estos son asesinos, no policías. (…) Espero que la justicia nos de la tranquilidad de que estos asesinos van a dormir esta noche en una celda y no en sus casas”, insistió.