Compartí en:

Horacio Larreta visitó el vacunatorio ubicado en el barrio de Boedo y pasó un mal momento cuando un grupo de personas se acercó, y mientras intentaba salir del lugar, le leyeron los nombres de cada uno de los docentes porteños muertos.

La comunidad educativa porteña contabiliza 22 muertes desde el 17 de febrero, fecha en que Rodríguez Larreta, y su ministra de educación Soledad Acuña, decidieron el regreso de las clases presenciales.