Columna de opinión de Álvaro Ruiz Moreno.

La derecha en la Argentina continúa su avance hacia 2023 sin fisuras ni descanso. Tras la derrota de Macri en 2019, comprendieron que no fueron suficientes los cuarenta y cinco mil millones de dólares dados por EEUU a través del FMI, ni las campañas mediáticas de noticias falsas constantes. Han entendido que hace falta más que éso para someter a los Argentinos a la dominación política y económica. Ahora dan nuevos pasos en otros frentes. Ya lograron caducar las ideas reformistas del Radicalismo y crearon una nueva y fuerte maquinaria de guerra con Milei. Sólo les falta consolidar la red judicial y por eso van contra el Consejo de la Magistratura.

Alberto pidió, al asumir, que le reclamen cuando el rumbo estuviera torcido, pero no parece estar viendo todos los peligros que se avecinan. La oposición está planeando el reemplazo del Gobierno y se prepara para retomar la senda perdida en 2019. Del otro lado se ve a un Frente bastante desarticulado. Por un lado Alberto y Guzmán, de otro Cristina y la Cámpora y por otro algunos Gobernadores y muchos Intendentes. Se trata de un verdadero mosaico de poder que, si se une nuevamente, puede competir y neutralizar el avance de la derecha. La gran duda es si podrá hacerlo a tiempo.

La discusión de fondo en el oficialismo no es sobre el rumbo tomado, sino sobre la agenda distributiva de los recursos y sobre la urgencia de ayudar a los que menos tienen. El Gobierno y todos en el Frente, saben muy bien que si los ingresos de la gente común no superan al aumento de los precios, no hay futuro electoralmente hablando. Todos lo saben pero aún no se ponen de acuerdo en las medidas, ni en la velocidad con que hay que tomarlas.

La Derecha sigue su marcha sin pausa. Ya neutralizo la Cámara de Diputados y ahora, con Rosatti, va por la caja del Poder Judicial en el Consejo de la Magistratura. Éso frena al Congreso y consolida el manejo de los Jueces Federales. Son dos Poderes casi coptados. Sólo le falta avanzar sobre el Poder Ejecutivo y están dispuestos a todo, incluso a forzar un retiro anticipado si les fuera posible.

Para la Derecha da lo mísmo Milei, Macri, Morales, Larreta o Bullrich. El poder económico mediático y la Embajada, solo necesitan sacar del Gobierno a los representantes de sectores populares. Ellos saben que con la pobreza que han generado, estamos sobre un barril de pólvora. Saben que su plan de explotación sólo podrá ser sostenido con violencia desde el Estado, o sea con represión. Por éso necesitan desesperadamente llegar cuanto antes al Poder Ejecutivo Nacional.

Opinion

AlvaroRuizMoreno