La niña interrumpió la rueda de preguntas a su papá para avisarle que una cronista quería hablarle.

La niña acompañó a su padre a votar en el Colegio Mater Admirabilis, ubicado en la calle 24 de Noviembre 827, y tuvo un tierno gesto que se ganó la atención de la prensa.

«La señorita quiere preguntar«, se escuchó que dijo la niña, sentada entre las piernas de su padre. Pensando que la niña quería realizar ella misma una pregunta, Santoro la entretuvo y le cedió la palabra: «No, digo que la señorita te está haciendo una pregunta«, corrigió, señalando a una periodista que se había hecho paso entre sus colegas.