José Luis Espert aprovechó su momento de entusiasmo y, tal vez con unas copas de más por las celebraciones, lanzó un pedido insólito.

Espert sonó tan desubicado que las personas que lo acompañaban se sorprendieron del exabrupto y se oyeron exclamaciones de incomodidad.

La verdad que tenia la mirada muy extraña, ¿Habrá consumido algo el Libertario? Mira el video.