El conductor televisivo fue condenado por la justicia argentina, por acusar al aire de su programa falsamente a una persona de “asesino”.

El Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional nº 24 de la Capital Federal, integrado de manera unipersonal por el juez Javier de la Fuente, condenó al periodista por el delito de calumnias en una demanda iniciada por el teniente de fragata retirado Julio Urien a quien le atribuyó falsamente la comisión de un homicidio en el levantamiento de la ESMA, en noviembre de 1972.