La maquinaria de posverdad ya está funcionando: son el alimento ideal para la industria de “loquitos sueltos”.

En TN del grupo Clarín nos explican que el atentado que todos vimos en vivo y en directo, tal vez no ocurrió.