Columna de opinión de Álvaro Ruiz Moreno

Durante la última Dictadura se instauró un Plan Sistemático de terrorismo de Estado que consistió en secuestrar, torturar, espiar y asesinar, en forma clandestina, a miles de Argentinos. En ése Plan Sistemático se utilizó el aparato del Estado ilegalmente, con la finalidad de imponer una política económica de explotación y cometer delitos. Sí algún Gobernante espía a los ciudadanos comete delito y sí lo hace para extorsionar o tapar otros delitos, es doblemente grave. Esto es lo que ha ocurrido durante el Gobierno de Macri en plena democracia.

Un Juez de la Nación, externo a la mafia de Comodoro Py, ha imputado y procesado a Macri y a otros 11 Funcionarios de su gobierno, por realizar un Plan Sistemático de espionaje ilegal contra los familiares de las víctimas del Ara San Juan. Los hizo espiar durante un año entero para saber cuáles eran sus movimientos y cuáles los reclamos que hacían al gobierno.

Durante la Dictadura Aztiz espiaba a las Madres de Plaza de Mayo, tal como ahora Macri espió a los Familiares de los Submarinistas, infiltrando marchas, teléfonos e incluso misas. No es la primera vez que Macri espía siendo gobernante, conculcando derechos Constitucionales y violando Garantías jurídicas.

La oposición ha reaccionado como un Coro, sosteniendo que su líder máximo es inocente y que está siendo víctima de persecución política. Buscan desesperadamente que la Causa sea remitida a alguno de sus Jueces amigos, para que la impunidad se perpetúe y el proceso no avance, como tantos otros que tienen parados y dormidos o congelados, durante años y años. Parques Eólicos, Correo, Contrabando de pertrechos a Bolivia, Peajes, Indalo, Mesa Judicial y otras causas de espionaje ilegal. Todas ellas con múltiples procesados, cuya cabeza es siempre Mauricio Macri.

La desesperación de los referentes de Cambiemos por encubrir a Macri, tiene un doble propósito. Por un lado su auto preservación, ya que muchos dirigentes y ex Funcionarios han sido cómplices de sus fechorías y están procesados, o a punto de serlo. Por otro lado porque la estrategia política de unidad del mosaico de Juntos por el Cambio podría desmoronarse, como un castillo de naipes, cuando muchos no quieran quedar pegados políticamente a los delitos y negociados, perpetrados durante su Administración.

Éste Plan Sistemático de Espionaje ilegal es sólo un muy pequeño engranaje de un aparato enorme de dominación económica y cultural del neoliberalismo, que procura someter a países como el nuestro, para que aporten sus riquezas a grandes Corporaciones multinacionales, la mayoría con domicilio en los EEUU, donde nacen la mayor parte de ésos Planes Sistemáticos.

Álvaro Ruiz Moreno

Opinion

AlvaroRuizMoreno