En las redes se viralizó un video de un gato que aparentemente fue criado entre perros y aprendió a ladrar como ellos.

En las imágenes, se aprecia a un gato que parece estar disgustado porque su dueña lo carga y le hace cariñitos. Es entonces cuando el felino “ladra” y gruñe a la mujer como si fuera un perro para mostrar su incomodidad ante las muestras de afecto.

Este video, fue retomado en Twitter por la usuaria @Mylestring, una bióloga especialista en mamíferos marinos de la Universidad de Granada (UGR) quien comentó que el gato aprendió estos comportamientos y sonidos debido a que desde pequeño fue criado con perros.